Home

English: Arturo Ripstein

English: Arturo Ripstein (Photo credit: Wikipedia)

 

Reseña de Tiempo de Morir, transmitida durante el Homenaje Póstumo a Alfredo Ripstein.

Juan Sáyago ya no podrá tejer calcetines a tres agujas el resto de su vieja vida junto a su gran amor porque ahora yace, bañado en sangre y polvo, en el camposanto al aire libre a las afueras de su pueblo, mismo que él inauguró hace unos años cuando “dicen” asesinó al padre de los Trueba.

Lo malo de los pueblos chicos es que son infierno grande donde todos “dicen” y “dicen”.

Regresó después de 18 años al sitio que lo vio nacer, crecer, enamorarse y huir cuando lo perseguían por dar fin a ése acaudalado progenitor, a quien días antes de su muerte derrotó en una carrera de caballos. Ese triunfo le valió el odio, burla y envidia de Don Trueba, quien inició una campaña de humillación contra quien se atrevió a ser mejor que él en una competencia.

El tolerante Sáyago además de experto equino, demostró ser el más rápido con la pistola cuando por fin irritado por las provocaciones truebenses se entregó a la ira ganando así su larga estancia detrás de las rejas.

Un nuevo Tiempo de Morir, llegó con su retorno.

A pesar de sus años gastados entre cuatro paredes, la cuenta no había sido saldada según las consideraciones del airado vástago mayor del clan Trueba, quien a fuerza de hostigaciones y agresiones también ganó caer y con el chaleco de su padre puesto, prenda que no necesitó más que del primigenio orificio para dejar entrar por segunda vez una bala, ahora en el joven corazón.

La venganza es un plato que se come frío, “dicen” y Juan Sáyago mató otra vez en defensa de su pisoteada dignidad.

Sáyago no pudo hacer realidad su rancho de potros, no pudo concebir un hijo tan noble pero tan desobediente como el hijo menor de Papá Trueba, tampoco pudo vivir tranquilo su vejez ni pudo regresar con el amor de su adolescencia para librarla de la amarga viudez, cuyo luto aún no terminaba cuando se volvieron a ver. Cómo es la vida!, el hijo desobediente, prometido de la hija del farmacéutico, ahijado del comisario, menor de los Trueba y tímidamente amigo de Sáyago “su enemigo por herencia”, disparando más de tres veces la correosa espalda juansayaguense y sin segundas nupcias, la hizo viuda otra vez.

Homenaje póstumo a Alfredo Ripstein, 2 febrero 2007, lugar: Cineteca Nacional.

Fallecido el 20 Enero de 2007. Le sobrevive un hijo desobediente, director de cine…

Inaugurando los inicios del cine de autor en México, la película Tiempo de Morir fue gestada en medio de una rebelión juvenil: Arturo Ripstein quería ser director cinematográfico, pero el productor de cine más exitoso para esos nostálgicos años 60, Alfredo Ripstein, quiso hacerlo entender que a sus 21 años era muy joven para recibir “el virus del celuloide”. El miedo radicaba en que “los hijos desobedientes y jóvenes pueden a veces cagarla, y otras también”, recuerda Arturo durante el Homenaje a su padre.

Contador de profesión, el finado Alfredo Ripstein produjo 120 películas en un país donde hacer una película es una meta cruzada por muy pocos que logran vencer la escasez de recursos, la crítica social, la “cinéfila” y la gubernamental.

Su última creación, El crimen del Padre Amaro fue el mejor éxito no sólo para él, también para el Nuevo Cine Mexicano porque todo mundo la fue a ver: logró hacer comercial una cinta de arte. Con El Callejón de los Milagros brindó a Salma Hayek la oportunidad de hacer su primer película y “la mejor que ha hecho hasta ahora, dicen junto con El Coronel no tiene quién le escriba“, también producida por Alfredo Ripstein. Escrita por el egipcio y Premio Nóbel de Literatura Naguib Mahfuz, El Callejón… fue una de tantas piezas producto de reconocidas y galardonadas letras como las de Gabriel García Márquez y Carlos Fuentes en Tiempo de Morir.

En febrero de 2007, durante su Homenaje Póstumo realizado en la Cineteca Nacional, Arturo, su orgullo de hijo desobediente reflexionó ante la prensa y otros que asistimos, porque ya no tiene contra quién rebelarse, ni a quién pedirle permiso para plasmar los contenidos que nacen de su ahora corazón triste por la ausencia, por tener que decir Adiós Papá.

TÍTULO ORIGINAL Tiempo de morir
AÑO 1966
DURACIÓN 90 min.
DIRECTOR Arturo Ripstein
GUIÓN Gabriel García Márquez & Carlos Fuentes
MÚSICA Carlos Jiménez Mabarak
FOTOGRAFÍA Alex Phillips (B&W)
REPARTO Marga López, Jorge Martínez de Hoyos, Enrique Rocha, Alfredo Leal, Blanca Sánchez, Tito Junco

descarga (2)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s