Home

Uno de los cambios más visibles de la educación en el tránsito a la Sociedad de la Información y el Conocimiento es el que está sufriendo la figura del profesor. De ser la fuente absoluta e incuestionable del conocimiento a un guía que enseña a aprender a aprender…


Un hoyo en la pared situado en uno de los barrios más pobres de India fue el punto donde el científico Sugata Mitra incrustó un ordenador conectado a Internet y se sentó a observar quién lo usaba. Los niños fueron quienes se acercaron y aprendieron sin entrenamiento formal a usar el ordenador y navegar en la Web. El también académico del MIT se dio cuenta que los niños fueron capaces de organizar su propio aprendizaje en torno al ordenador: lo usaban por turnos y compartían sus descubrimientos, tal y como hace un grupo de infantes jugando videojuegos. Los niños también aprendieron inglés muy rápido porque la mayoría de los contenidos en la Web estaban en ese idioma. Comenzaron a saber más que sus maestros porque sus dudas las resolvían en Google. En suma, los niños aprendieron a aprender .


Marc Prensky, conferencista, escritor, consultor y diseñador internacional de juegos en las áreas críticas de la educación y aprendizaje, analiza en su último libro cómo los videojuegos y los ordenadores están preparando a los niños para tener éxito en el futuro. El sugerente título resalta cómo los niños de hoy ya no necesitan un paso a paso: Don’t bother me, mom… I’m learning. Desde la óptica de Prensky la enseñanza debe basarse en juegos de ordenador pues ése es el idioma de los chicos de hoy. El maestro entonces debe aprender ese lenguaje y diseñar sus actividades pedagógicas en modo de juego para ordenador .

Enseñar a aprender a aprender, es lo que necesitamos hacer quienes nos dedicamos a enseñar. El conocimiento está en todas partes: ya no es único de la escuela ni del profesor, ahora sólo se necesita saber cómo hacerse de ese conocimiento. Ésa es la nueva tarea del profesor pues aunque los niños y los adultos sepan cómo usar las TIC en un plano puramente técnico, también necesitan una orientación para saber que no es sólo un juego o un aparato que facilita la comunicación, sino una herramienta para construir conocimiento. Es necesario un guía que nos muestre el camino y nos aliente a tomarlo, asimismo un evaluador que nos diga qué faltó, qué pudimos hacer mejor y qué hicimos bien.

En suma, hay profesor para rato, pero hay que saber que ese papel ha cambiado, ha mejorado y exige transformarse.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s