Home

entrelosmuros

Este tema viene a colación por los muchos vídeos que estudiantes están “colgando” en YouTube para mostrar situaciones de poco respeto y que están surgiendo al interior de las escuelas. Por ejemplo, en uno de esos vídeos se muestra el momento en que un profesor le quita un paquete de cigarrillos a un alumno y éste reacciona golpeándolo.

Una situación de conflicto siempre genera posturas encontradas:
– Hay quienes se preguntarán qué derecho tenía el profesor de quitarle los cigarrillos si en el vídeo se observa que ya no estaban el aula y además el chico no los estaba fumando, sólo jugaba con la cajetilla;
– Y otros argumentaran que justamente la naturaleza del profesor le dio la autoridad para quitárselos simplemente por ser el profesor y por estar aún dentro de la escuela.

Ambas reacciones desde mi punto de vista rebasan el límite para garantizar una comunicación básica: La forma en que el profesor quita produce un enojo y una reacción de ira “incontrolable”. Había otra forma de actuar por parte del profesor, sí pero están acostumbrados a que deben tener la razón. Había otra forma de actuar por parte del alumno, sí pero están alentados últimamente por los medios a no sólo defenderse y hacer uso de su voz, sino traspasar y ser insolentes. En un ambiente así la comunicación, por tanto la educación, ya no son posibles.

El respeto es un derecho mutuo. Ambos son individuos. Y como bien decía Don Benito Juárez en México: “Entre los individuos como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno, es la paz”. Y sólo respetando al otro se puede generar un espacio para la comunicación.
Para una comunicación sana, el control emocional es básico… evitar los arrebatos, los gritos, los insultos y claro… la violencia física.

Entre los muros es una película francesa de 2008 que captura de manera increíblemente exacta el ambiente que se vive actualmente en cualquier aula. Muestra ambos mundos, con sus contradicciones, intereses y formas propias de comunicarse: los profesores y los alumnos. Hay una diferencia de códigos en todos estos procesos que producen una “tensión permanente entre la tendencia a exigir a los alumnos lo que no pueden dar –por ejemplo la adecuación a códigos que les resultan bizarros e incomprensibles– y la dificultad para percibir y dar cauce a sus verdaderas capacidades” .

La película está basada en la obra del escritor y docente François Begaudeau, también protagonista del film, lo cual explica esa intención tan bien lograda de no señalar culpables ni víctimas, sólo una realidad compleja donde todos incluso los adultos maestros pueden equivocarse y romper el ambiente propicio para la comunicación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s