Home

imovieHace quince años quería ser cineasta. En parte porque soy adicta a las películas y en parte porque me parecía la forma más idónea de contar historias a mucha gente. La inscripción y colegiaturas de una escuela de cine eran impagables para mi. Olvidé mi sueño y estudié periodismo en una escuela pública. Hace quince años no hubiera creído a quien me dijera que hoy gracias a las tecnologías de la información y comunicación, yo sería la realizadora de un vídeoclip de mujeres aprendiendo el uso del ordenador e Internet. Sin embargo heme aquí, hice un vídeo, capturé y manipulé imágenes para contar una historia. ¿Cómo lo hice? Igual que Phil De Vellis hizo su mashup “Vote Different” donde muestra a una Hillary Clinton en papel dictatorial: con ayuda de un ordenador y un programa de edición incluido en el ordenador. Hace quince años la posibilidad de aprender a editar por mi misma no era una realidad para mi y hoy es tan real para mi como para las autoras de los 119 vídeos que concursaron en FEMITIC, donde el vídeo que una compañera periodista y yo creamos, participó también.

Considero que, desde siempre la adquisición de conocimientos ha sido un proceso propio de los individuos aunque en la práctica, la mayoría nos quedamos con lo que se nos enseña en la escuela. A pesar de todo siempre hay personas aprendiendo por sí mismas y aprovechando las herramientas que ofrece su entorno. Sólo que antes ese aprendizaje autónomo era lento en comparación con el actual, porque las herramientas existentes entonces eran impresas en su mayoría, y si no se podían comprar se consultaban en las bibliotecas públicas. Quien era amante del auto-aprendizaje invertía mucho tiempo en las bibliotecas o dinero en libros, enciclopedias y cursos por mensajería.

Hoy nuestro entorno a cambiado, el mundo y el conocimiento están al alcance de un clic. Hoy las tecnologías de la información, propiamente Internet, hacen posible investigar sin pasarnos el día entero en bibliotecas; podemos hacer búsquedas hemerográficas en las páginas web de los diarios, no sólo en periódicos de nuestro país, sino de todo el mundo; además podemos usar las herramientas tecnológicas para trabajar colaborativamente, producir nuestros propios contenidos, recibir comentarios y en suma, ir construyendo conocimiento.

Nuestro entorno ha cambiado muy rápido en los últimos quince años, más o menos desde que Internet apareció en nuestras vidas. Mucha información digital, pantallas hasta en nuestros bolsillos, pagos electrónicos, trámites online, encontrarse con los amigos en Facebook y no en un bar…

Con los pros y contras que todo cambio trae consigo, pero hoy nuestro entorno ha cambiado y aprender de manera autónoma es posible y además es más rápido. Sin embargo los procesos cognitivos siguen adjudicándosele y exigiéndosele mayoritariamente a las escuelas, al maestro y al currículo, elementos que contrariamente al entorno digitalizado por Internet, permanecen casi intactos desde hace muchos, muchos, muchos años.

Hoy la escuela enfrenta ya a toda una nueva generación de estudiantes, los denominados nativos digitales , quienes según Marc Prensky (1):
– Son escribas del nuevo mundo capaces de crear los instrumentos que utilizan.
– Teclean con una mano mensajes para chats y SMS´s en códigos que sólo ellos entienden.
– Atienden simultáneamente más de diez ventanas de mensajería instantánea. Se comunican por fragmentos.
– Comparten la información porque para ellos “compartir el conocimiento es poder” .
– Juegan videojuegos en línea con cientos más jugadores. La meta ya no es matar sino crear herramientas, sus armas, espacios, universos y juegos enteros.
– No sólo usan la tecnología, se la apropian.

¿Cómo sobrevivirá la escuela en este entorno?, ¿Cómo sobreviviremos los individuos en un mundo donde cualquiera puede acceder y tener información que antes era tal vez privilegiada?

La escuela sufrirá cambios radicales o quedará rebasada por esta oleada de individuos que aprenden a velocidad de la luz y sin instructivos. Adoptar herramientas tecnológicas en las asignaturas será fundamental, así como usar aquellas herramientas que privilegien la interactividad, reten la creatividad y exploten al máximo la capacidad de creación de los alumnos .

El resto deberemos por fin aprender a aprender por nosotros mismos sin esperar que un maestro nos enseñe y nos dé las herramientas necesarias para. No hay pretexto cuando sólo nos costaría un clic, a fin de cuentas sólo hay que hacer un productivo clic.

(1) Prensky, Marc, “Digital Natives, Digital Immigrants. A new way to look at ourselves and our kids”, www.marcprensky.com.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s