Home

215173_1058757879835_7454_nAna Bravo Mejía

Un viaje en el tiempo está garantizado al caminar por las atracciones reunidas en Coney Island, históricamente la zona de diversiones más famosa del mundo y desde hace 80 años sede de Cyclone, una de las primeras montañas rusas que convirtieron y mantienen a Coney Island como el sitio insignia de la industria internacional de juegos mecánicos.

Ubicada en Brooklyn, Nueva York, Coney Island vio nacer en 1897 el Sea Lion Park. A este primer concepto que concentraba una variada oferta de paseos en un solo lugar, le siguieron el Steeplechase Park (1897), Luna Park (1903) y el Dreamland Park (1904), los cuales albergaron durante varias décadas la carrera tecnológica para dominar la gravedad y montarse en la velocidad; atrajeron millones de visitantes cada año y fueron la pólvora que detonó la fama del tradicional hot dog.

Entre otros sucesos, también sufrieron las consecuencias de la Segunda Guerra Mundial y el vértigo de la modernidad. Así como la madera fue sustituida por el acero para la construcción de monumentales y más seguras montañas rusas, el suelo de aquellos primeros parques hoy es ocupado por Astroland.

Con 45 años de edad, la principal atracción de Astroland es viajar en el tiempo. En este parque renovado, la octogenaria montaña rusa Cyclone, la Wonder Wheel y el resto de juegos huelen a nostalgia tanto como a diversión.

Más de un siglo de historia a cuestas ha salpicado a Astroland de óxido en rieles, escalones y pasamanos, mientras las inquietas sonrisas de niños, la visita recurrente de adolescentes y el andar maduro de quienes hace algunos años se divertían ahí, se encargan de renovar el parque día con día.

El souvenir más valioso que puedes llevarte de Astroland consiste en poder palpar, oler y sentir un trozo de historia en blanco y negro, con personajes usando traje y sombrero de copa, damas de amplios vestidos cubriéndose del sol con una elegante sombrilla y las rodillas sucias de niños en pantalones cortos; todos ellos una vez tan emocionados como tú de viajar a 96.6 kilómetros por hora durante el minuto cincuenta segundos que lleva recorrer los 804.7 metros de longitud de la legendaria Cyclone.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s